La coherencia patriota de Mr Trump

Escrito el 02/11/2020
Sergio Restrepo


Estados Unidos tiene el privilegio de tener un presidente que nunca ha sido político de carrera, ni mucho menos “políticamente correcto”. A diferencia de la mayoría de la clase política mundial, él ha ganado exitosamente su fortuna antes de gobernar, lo que demuestra coherencia con el patriotismo que expresó al decirle a Biden con respecto a su larga  e inútil experiencia política “Estoy aquí por lo mal que han hecho ustedes”. 

La agenda de trabajo prometida por Trump como candidato a la presidencia fue  cumplida y evacuada en tiempo record con la efectividad que solo un empresario exitoso puede lograr.  

El actual presidente a diferencia de los políticos puede demostrar en su mandato un cumplimiento milimétrico de sus promesas de campaña, a pesar de los turbios intereses, corrupción, mafias que desafiaba  y que serían causa del odio que desde los medios abiertamente parcializados  se alientan contra su persona. 

El globalista corrupto y antidemocrático, que justifica la venta de su país para que no sea de nadie, el que vive del esfuerzo ajeno con dinero público,  odia a Trump  porque nunca ha sido político y la coherencia de sus actos está registrada y verificada con hechos en sus acciones y palabras. 

 

La coherencia se confirma con evidencias y  la casta política anterior a Trump han tenido una injerencia negativa en el escenario mundial.  Las opiniones siempre dependen de quienes las dicen, mientras los hechos son medibles e irrefutables. 

 

Trump ha sido coherente y muy efectivo en todas sus acciones, el temor a Dios, su patriotismo,  independencia de las “castas” políticas, su sentido común  y su efectividad empresarial son la suma indiscutible de su efectiva gestión.

 

Hechos coherentes de la gestión Trump:

 

  • Tras 70 años de intervención política y guerras, Trump ha sido el primer presidente que no ha involucrado a Estados Unidos en una guerra. El “Nobel de Paz”  Barry Soetoro,  Barack Hussein Obama el que más…

  • En plena crisis ocasionada por el virus Chino, Trump expuso la farsa del globalismo y sus tentáculos: OMS, ONU, OEA, UNESCO, exigiendo un detallado informe de sus derroches económicos e inmensa burocracia pagada con dinero de los contribuyentes. Por supuesto las cuentas no estaban  claras, por lo que retiró gran parte del apoyo económico a estos organismos parásitos del globalismo. Quedó así expuesta la fábula de que entidades como la OMS y la ONU son inútiles, pues no pueden manejar siquiera la  crisis generada por un virus de laboratorio, ya que sus “calificadas” fueron ineficaces en controlarlo. 

 Claro está después de esta crisis global forzada, que el mundo no puede ser regido      por “organismos mundiales” pues no son más que  antros de corrupción politiquera de unas élites que quieren tratar al mundo como rebaño. 

  • Otra cara expuesta en Estados Unidos fueron las famosas ONGs especializadas en “Derechos Humanos”, “Medio Ambiente”, “Libertades” y demás temáticas, ya que recibían dinero publico para hacer cuestionables injerencias en el exterior, mientras una repugnante industria del aborto mundial impulsada por Obama y vinculada con China (control de natalidad de los pobres) fue desmantelada gracias a la gestión Trump. 

Contrarrestando el misterioso y conveniente virus chino y la supuesta forma de controlarlo, la administración Trump desarrolló  una vacuna no obligatoria que estará disponible muy pronto, aunque todavía no exista una vacuna de la OMS para el V.I.H, SARS, gripe aviar o el ébola,  que surgieron en las administraciones demócratas causando un mayor número de muertes que el actual virus Chino.  

  • En el panorama internacional también Trump hizo modificar la OTAN y les obligó a pagar las cuotas a miembros “honorarios” que muy al modo socialista global, vivían burocráticamente del que más aportaba: Estados Unidos.

  • Al estar desvinculado de las castas políticas, Trump ha saneado gran parte de la muy arraigada corrupción en el FBI, la CIA, la NSA alentada por los anteriores gobiernos.

  • Tras una enérgica y magistral negociación, Trump neutralizó a los norcoreanos, impidiéndoles desarrollar una mayor capacidad nuclear, mientras desmontaba el peligroso escenario que había facilitado Obama potenciando a  Irán, principal promotor del terrorismo mundial y que afecta nuestra región a través de Cuba y Venezuela.

  • Cumpliendo con su promesa de reformar el deteriorado sistema de justicia, Trump ha logrado el nombramiento de tres jueces de la Corte Suprema y cerca de 300 jueces federales, aprovechando más de 150 vacantes dejadas por la desastrosa administración de Obama.

  • En la economía el actual presidente ha sobrepasado cualquier expectativa de éxito,  mejorando cifras de gestión como nunca antes, pues hizo que la bolsa de valores se moviera a niveles récord positivamente más de 100 veces,  impactando las jubilaciones  de millones de ciudadanos.

  • En generación de empleo para la población hispana y negra, las cifras son históricas y nunca logradas por ningún presidente en la historia de Estados Unidos. Verifiquen las estadísticas ustedes mismos, ya que CNN ni los medios nunca se lo contaran. Trump bajó drásticamente los impuestos de los que ha vivido  la parásita agenda demócrata, también aumentó la deducción estándar de la devolución de IRS de $12,500 para parejas declarando juntas a $24,400.

  • Como buen patriota, el presidente sabe que un buen ejército es la estructura del orden de cualquier país y la garantía de la soberanía de la nación, por lo que reconstruyó el  ejército de los Estados Unidos pues la agenda globalista de la administración Obama había paralizado su efectividad destituyendo  214 generales y almirantes desde su  primer año de mandato.

 

El Presidente Donald J. Trump a diferencia de la corruptela política de los Clinton, Bush, Obama y Biden, trabaja sin cobrar su merecido sueldo y ha tenido pérdidas por más de 2 mil millones de dólares en su propio peculio,  a cambio de estar desempeñando la más efectiva y próspera agenda patriota sin generar ningún conflicto internacional. 

 

Trump sin tener el Nobel de Paz del guerrerista Obama está trayendo paz al Medio Oriente con dos históricos pactos entre árabes y judíos, mostrando respeto por la autonomía y destino de cada uno de estos pueblos,  demostrando también que el camino no es el guerrerismo totalitario, menos la politiquería sometida a una agenda que despersonaliza a nuestros países. 

Realmente como nunca antes en la historia de Estados Unidos, Mr Donald J. Trump merece estar cuatro años más al frente de la Casa Blanca, equilibrando definitivamente el peligroso destino que nos deparaba el globalismo totalitario, que afortunadamente su indiscutible liderazgo ya derrocó.


Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de colombiano.me y son de exclusiva responsabilidad de los autores.