La Unidad para las Víctimas invierte más de $9 mil millones en el cierre de Planes Integrales de Reparación Colectiva para 14 comunidades y dos organizaciones

La Unidad para las Víctimas invierte más de $9 mil millones en el cierre de Planes Integrales de Reparación Colectiva para 14 comunidades y dos organizaciones

Colombiano.me


La Unidad para las Víctimas ya invirtió más de 9 mil millones de pesos en Planes Integrales de Reparación Colectiva (PIRC) a 14 comunidades y dos organizaciones, que han invertido esos recursos en proyectos productivos agrícolas, en colegios, en centros de formación, en prácticas culturales y en ejercicios de memoria para dignificar a las víctimas.    
 
La cifra fue revelada por el Director Técnico de Reparación de la Unidad para las Víctimas, Enrique Ardila, quien afirmó que “cerca de siete sujetos ya cuentan con un cierre parcial de las acciones que son competencia de la Unidad, con un aporte de más de 5 mil millones de pesos”.
 
Las dotaciones entregadas incluyen herramientas agrícolas como tractores o camiones, dotaciones a juntas de acción comunal, colegios o centros de educación, y el fortalecimiento de prácticas culturales propias de las comunidades y las organizaciones, señaló Ardila.
 
En el mismo contexto, explicó que con los recursos también se financian ejercicios de memoria para dignificar a las víctimas, exaltar el buen nombre de los colectivos y la implementación de la estrategia ‘Entrelazando’, con la cual se busca contribuir en la reconstrucción del tejido social y el restablecimiento de las relaciones de confianza entre los miembros de los colectivos, con la sociedad en general y con el Estado.
Según el funcionario, de la mano de las comunidades se implementaron 176 medidas que contribuyeron al fortalecimiento organizativo, al restablecimiento de las relaciones de confianza y a la reconstrucción de su tejido social.
 
La reparación colectiva es un programa del Estado colombiano — destacó el Director Técnico de Reparación de la Unidad para las Víctimas—, para contribuir en la reparación de los daños colectivos ocasionados en el marco del conflicto armado a las comunidades étnicas, comunidades campesinas o barriales, organizaciones y grupos, desde una perspectiva material, política y simbólica.
 
Van 738 registros de reparación colectiva 
 
De acuerdo con el Registro Único de Víctimas (RUV), al 29 de febrero de este año, hay un total de 738 sujetos de reparación colectiva, distribuidos así: 471 sujetos étnicos, 216 no étnicos y 51 pertenecientes a diversas organizaciones y grupos. 
 
De este grupo de registrados, 351 se encuentran en fase de identificación, 94 en alistamiento, 44 en caracterización del daño, 39 en diagnóstico del daño, 41 en diseño y formulación, 153 en implementación y 16 implementados.
 
Este proceso se lleva a cabo con los colectivos que han sido afectados en su identidad, propósitos comunes, prácticas culturales, entre otros, y que comparten un mismo espacio. Se desarrolla a través de la implementación de cinco medidas: satisfacción, rehabilitación, garantías de no repetición, restitución e indemnización, la cual aplica solo para comunidades étnicas.
 
La reparación colectiva no sería una realidad sin la participación y el aporte de las comunidades, organizaciones o grupos. Su fortaleza para sobreponerse y llevar a cabo acciones, de la mano de la institucionalidad, ha dejado resultados muy positivos para los colectivos y el programa. 
 
(Con información de la Unidad para las Víctimas)