“En esta Navidad, donde nos encontremos con un policía o con un soldado estrechemos su mano o le demos un abrazo de gratitud, porque todos nos sentimos orgullosos” de los héroes de la patria.

“En esta Navidad, donde nos encontremos con un policía o con un soldado estrechemos su mano o le demos un abrazo de gratitud, porque todos nos sentimos orgullosos” de los héroes de la patria.

Colombiano.me


Con estas palabras, el Presidente Iván Duque Márquez les presentó este viernes a los colombianos la Política Marco de Convivencia y Seguridad Ciudadana, en un acto que se llevó a cabo en la Cancha Cubierta del Polideportivo la Paz, de la Comuna 6, en Medellín (Antioquia).

En su presentación, el Presidente les envió un mensaje a los soldados y policías del país por su compromiso para garantizar la protección de los colombianos e hizo un llamado para que “en esta Navidad, donde nos encontremos con un policía o con un soldado estrechemos su mano o le demos un abrazo de gratitud, porque todos nos sentimos orgullosos” de los héroes de la Patria.

Dijo, también, que “Colombia no es, como algunos han tratado de tildarnos, un país violento. No, ha sido un país violentado por la criminalidad y que ha pretendido ser violentado por la criminalidad a lo largo de la historia de distintas maneras; ha sido el terrorismo, ha sido el narcotráfico, han sido los grupos armados organizados, ha sido el pillaje, el bandidaje, el fleteo, y hay muchísimas otras manifestaciones”.

Sin embargo, precisó que “este país tiene una condición y es que siempre se para firme; este país se para erguido y ha logrado enfrentar las amenazas con la institucionalidad, con la justicia, y porque tenemos una sociedad que sabe valorar la seguridad como una expresión necesaria para el pleno ejercicio de la democracia”.

Por esta razón, aseguró que la política que se presentó es “integral”, en la medida en que enfrenta el fenómeno de las drogas, “desde los cultivos ilícitos hasta la atención al adicto” y que va de la mano, también “con las políticas públicas de protección de los derechos humanos y busca dar soluciones concretas a todos los ciudadanos”.

Así mismo, reiteró que “la seguridad y la justicia son hermanas, y así es como nosotros concebimos esta política: la seguridad y la justicia de la mano”.

Dijo, además, que esta Política de Convivencia y Seguridad Ciudadana fue construida en equipo y su aplicación debe tener el trabajo combinado entre el Gobierno Nacional, le Fuerza Pública, los alcaldes, los gobernadores, el Congreso y los cuerpos colegiados.

En este sentido, anunció que se van a realizar consejos de seguridad periódicos en los departamentos, ciudades y municipios del país, porque “nos vamos a poner a cumplir los indicadores, nuestras metas” en materia de seguridad ciudadana y agregó que tiene el propósito, como gobernante, de que el 7 de agosto del 2022 “yo pueda mirar a los colombianos y decirles no solamente que tenemos la menor tasa de homicidios de la historia de nuestro país, sino que tenemos también las menores tasas en muchos de los delitos cotidianos que afectan la calidad de vida los colombianos”. 

Los componentes

En su intervención, el Presidente Duque explicó que esta política de seguridad tiene varios componentes. 

“El primero, la cultura de Legalidad. Pareciera casi que obvio mencionarla, pero la cultura de Legalidad significa que hagamos toda la pedagogía para que, desde edad temprana en la sociedad, se rechace el delito, se rechace el camino fácil y se rechace cualquier tentación que empieza por el reclutamiento de menores en las actividades criminales”, anotó.

Enfatizó que “la cultura de Legalidad es la piedra angular de esta política. Prevención, pedagogía, llegarles a las familias e involucrar a las familias en este trabajo”. 

Como segundo elemento mencionó la disrupción del delito. Aquí –dijo-, se trata de “entender cuáles son los delitos que más se cometen, a qué horas, con qué armas, con qué estructuras, y empezar a romperles todas las cadenas” para ir “rompiendo los distintos eslabones de la cadena criminal”. 

Manifestó que los logros que se han obtenido en los 16 meses de Gobierno en secuestros, homicidios, lucha contra el narcotráfico y la criminalidad se tienen que trasladar a las ciudades y eso implica que “nos pongamos metas de reducción sustancial del hurto de vehículos, del hurto de motocicletas, del hurto a residencias, del hurto de establecimientos de comercio”.

Para ello, mencionó algunas herramientas que se tienen que utilizar para enfrentar el delito, como lo es la denuncia electrónica, que ha servido “para sincerar las cifras”. “Estoy seguro que le vamos a quebrar la tendencia al cosquilleo, al raponazo, al fleteo, porque hoy tenemos mejores herramientas”, sustentó. 

Otro de los elementos clave dentro de las estrategias es la utilización de cámaras de seguridad, de alta precisión, con identificación facial y que permitirán, además, hacer seguimiento de vehículos utilizados para cometer ilícitos, así como los que han sido hurtados. 

Adicionalmente, agregó que se tiene que aplicar, de manera clara, el Código de Policía, para luchar contra muchos flagelos, y mencionó la decisión que adoptó hace más de un año cuando expidió el decreto que prohíbe el porte y consumo de sustancias alucinógenas en parques y entornos escolares.

“Pero también es igualmente importante tener la red de participación cívica”, aseguró, al informar que hoy existen “más de 1.4 millones de colombianos que están compartiendo información para enfrentar el crimen organizado. Eso también es disrupción”.

Como tercer elemento, se refirió a la innovación, ciencia y tecnología y en este punto explicó que “necesitamos mejorar la capacidad analítica de datos; necesitamos utilizar mejores mapas de calor; necesitamos también hacer consolidación de datos con inteligencia artificial, y que la labor de la Policía Judicial, de la inteligencia, nos permite llegar a la médula de las estructuras criminales. Ese es otro elemento importante de esta política”. 

En este mismo sentido, habló de la necesidad de aumentar el pie de fuerza y dijo que la meta es aumentar el número de policías en los próximos cuatro años, llegando, aproximadamente, a 34.000 policías, con el fin de “que esto nos permita tener mejor densidad, mejor presencia en las ciudades y tener, cada vez más, personal de la Policía en las calles acompañando a los ciudadanos”.

El cuarto componente –explicó- es el de la proyección institucional que radica en el fortalecimiento de todas las capacidades de la Fuerza Pública para enfrentar el delito.

Puso como ejemplo la capacidad de la Policía para “desmantelar las redes de proxenetas y también que tengamos la capacidad de hacer extinción de dominio de aquellos bienes inmuebles que se estén empleando para lo que mal han llamado turismo sexual, que no es otra forma que buscar pervertir a la juventud. Ahí también vamos a luchar contra esa expresión del delito y vamos a fortalecer a la Policía Nacional para desmantelar esas estructuras”. 

Por eso, anunció que se va a fortalecer la Policía turística, la ambiental, las unidades para los delitos cibernéticos, robos de identidad, ataques a las redes, todo para buscar mayor eficiencia.