“Ya es hora de que haya castigos severos para los delincuentes que se ensañan contra nuestra niñez”.

“Ya es hora de que haya castigos severos para los delincuentes que se ensañan contra nuestra niñez”.

Choly Devoz


¡Cadena perpetua ya! Senadora Ruby Chagüi

Es triste, genera impotencia y rabia ver que cada día hay noticias sobre maltratos, violaciones, asesinatos y todo tipo de aberraciones en contra de los niños, y más tristeza da que la sociedad no se inmute ni ponga su grito al cielo, porque pareciera que perdimos la capacidad de asombro que, precisamente, es lo que más caracteriza a los infantes.

Dice la senadora: Aplaudo de pie y apoyo con toda mi humanidad esa propuesta porque ya es hora de que haya castigos ejemplares y severos contra estos delincuentes que se ensañan contra nuestra niñez y se pasean orondos hablando de sus ‘odiseas’ o se muestran arrepentidos y con cara de ‘yo no fui’, como lo hace el violador en serie Luis Alfredo Garavito.

Colombia tiene hoy que despertar, indignarse y no dejar pasar un solo caso más, porque en las familias tienen el pensamiento de que eso les pasa a los demás, pero nunca va a tocar su puerta. Más equivocados no pueden estar; un caso de estos –Dios no quiera– le puede pasar a usted, y su dolor no va a ser una pena corta, sino perpetua.

Es increíble que las estadísticas digan que en lo corrido de este año se han registrado un poco más de 17.000 casos y que solo en Bogotá, la cifra supera los 1.100. 

Si nos remontamos al año anterior, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) adelantó 11.380 procesos administrativos para restablecer los derechos de los niños y adolescentes víctimas de abuso sexual, mientras que por maltrato (físico, psicológico y por negligencia) hubo 10.858 casos.

El gobierno del presidente Iván Duque ya anunció que, ya sea por proyecto de ley o por referendo, va a buscar implementar la cadena perpetua para los abusadores, violadores y asesinos de niños.

Bien lo dijo el expresidente Álvaro Uribe, si hoy no se aplica la cadena perpetua, mañana la sociedad pedirá la pena de muerte.

Así, lo único que se puede decir para concluir es que no cabe la compasión con un abusador, violador o asesino de un niño”.