Una experiencia 'meetica'

Escrito el 21/07/2020
Cristina Murgas . Colaboradora de MUNDIARIO y directora de Comunicación Financiera e Institucional de QUUM.


Nos sumergimos en una forma de vida poco maleable, es muy virtual gracias a la innovación tecnológica que ha conquistado incluso el terreno del amor y ha sido testigo de pantanosos desamores. Que lejos queda ya El Amor en los tiempos del Cólera, aquella novela del gran Gabriel García Márquez, publicada por el año 1985, en la que el autor hablaba de amores contrariados, de promesas de amores profesados, de enamoramientos locos y poemas que derraman debilidades y miedos encerrados. Contaba un amor único: el de sus padres en la polvorienta Aracataca, tierra de amantes eternos entre bananeras y macondianas calles que pintaron una obra maestra entre Cien años de Soledad

Treinta y cinco años más tarde, pasamos de la ficción a la realidad, El amor en los tiempos de Covid.  Una ola de enfermedad y muerte golpea con fuerza la humanidad por todos los costados del planeta: no hay vacuna, nos confina, matrimonios atormentados en un solo espacio, almas solitarias añorando amores callejeros, la adversidad es la propia soledad. 

No hay besos, abrazos... tocarnos, arroparnos, arañar la más mínima gota de compañía ¿es un deseo superfluo? Entonces, cambiamos el amor fluido por el amor vertido en pantallas virtuales, telefónicas, interactivas, redes que se convierten en estancias de amor llenas de palabras, sueños, miedos, soledades, paredes de verdades y mentiras.

¿Has caído en las redes?

Lo más difícil – virtualmente hablando– puede resultar ser describir en un espacio si quieres ser de carne y hueso o una sombra ficticia con hambre de conquista. ¡Vamos a intentarlo! Todas las formas de comunicación son válidas.

“La curiosidad es un medio muy seductor para establecer contacto”, dice Meetic. Aunque algunos lo consideran una superficial venta por catálogo. Buscando un Adán, un galán o un rufían, los hay con verdaderas ganas de compartir la ilusión de enamorarse sin postureos hipócritas. 

Muchos blues, country, hard rock, jazz y pop. Que suene la música en forma de inspiración, todo vale.  “Hay gente que ha conseguido amar sin interrupción y jamás separarse: son los enamorados de la irrelevancia”, dice el fundador del Instituto del Talento Afectivo, Frank Loris. 

Estadísticamente hablando – con un universo de análisis de 100 perfiles diarios en un periodo de 10 días –  todavía hay mucho amor corriendo en forma de megavatios;  calentando el planeta virtual y en cuestión de la edad no es solo feminidad, ellos también mienten a pesar de ser atractivos calvos.  

Mucha letra y matemáticas, músicos, ingenieros, abogados, cocineros, deportistas, folloneros… todos buscando que un manantial de mujeres pequen al verles. Sin adivinar el poder encontrar una fémina, tan animal como humana, que quizá pueda presentarse en forma de Mulata de Tal, con la brujería del amor como pócima y a un Tazol, como "el dios de la basura, invocado para evitar la infamia que pudieran ocasionar las culpas", ese fruto de la inspiración del guatemalteco Nobel Miguel Ángel Asturias.

10 mensajes de amor en la misma canción desesperada… náufragos soñadores con ganas de “enamorarse hasta las trancas”, sintiendo admiración mutua con física y química en forma de palabras.  

1. “Si te parece escribirme puedes hacerlo por aquí: puedes enviarme 669 saludos, 905 sonrisas y 766 abrazos”.

2.“Te busco a ti para compartir el resto de nuestras vidas”, simplemente Antonio.

3. “Soy de corazón noble, mente despejada alma inconformista y curiosa”.

4. “Apasionado por lo bello, disfrutón de la vida, me encanta descubrir formas de ser y quiero hacerte feliz”.

5. “Y si surge el amor más elevado que te vuelve bobo del todo, ahí estaremos también”.

6. “Un largo paseo por la playa al atardecer cogidos de la mano, un horizonte apasionante que divisar en común… y una mano firme que te invite a alcanzarlo”.

7. “También te puedo preparar unas lentejas con chorizo mientras plancho”.

8. “Busco encontrar a alguien de la que enamorarme hasta los pies”.

9. “Frota la lámpara y pide tres deseos, ¿se cumplirán? divertido, pasional y romántico, es lo que puedo ofrecer”.

10. “La felicidad es un modo de viajar y en buena parte una decisión que se construye día a día”.

¡Qué más da! Que viva el amor y la sobredosis de pasión, ojalá sin adicción. Todavía “no cojo un pase” por Meetic, pero el espiral de los anillos del amor han hecho burbujear mi corazón. Franz Kafka escribió: “todo lo que amas probablemente se perderá, pero al final el amor volverá de otra manera”.