La Creatividad en los tiempos del COVID

Escrito el 14/12/2020
Hope20


Si abrimos cualquier buscador que no incluya excesivo desvíos intencionados hacia intereses publicitarios y hacia el tan apocalíptico comercio online anunciado a bombo y platillo como la solución a la crisis económica post Covid-19, en este caso cito Google donde se han eliminado muchas búsquedas de noticias, y pongamos que buscamos en Qwant o DuckDuckgo la palabra POST-COVID, encontramos resultados tan interesantes como aterradores y sofocantes. Algunos de ellos nos hablan del cambio de paradigma en el plano económico y social, el nuevo turismo post-covid, la arquitectura post-Covid, la nueva globalización post-Covid-19, “así será la nueva sociedad”, “la educación post-Covid”, “Telefónica anuncia “Soluciones Post Covid: Claves para transformarse digitalmente ante la Covid-19”, “Cómo deber ser la ciudad post-Covid-19”, ...

¡Un momento! ... ¡paremos de buscar! ... todos, desde los grandes medios de comunicación, los grandes bancos que despiden de manera masiva ante el Covid, así como los actores educativos y empresariales se empeñan en hablar de que el mundo ya no será igual, que esta pandemia ha transformado el mundo. Acaso no ha ido transformándose a lo largo de los siglos con enfermedades tan graves como la peste negra siglo XIV, o el sarampión, la lepra, luego viruela, ébola en Africa, etc. y éstas no desaparecerán por las razones que ya nos han explicado los científicos virólogos.

Las grandes epidemias dieron lugar a un gran esfuerzo intelectual y científico y a una transformación del pensamiento, la política y la sociedad, tras la gran peste que acabara con la Europa medieval, las revueltas en las calles, la exigencia del pueblo de vivir mejor, hubo movimientos migratorios hacia las ciudades en busca de algo mejor. Se crearon sociedades basadas en la producción industrial y los grandes centros de poder económicos, abandonando paulatinamente el mundo rural aquel en que se disfrutaba de lo básico.

Hoy en Europa nos hablan del teletrabajo, de buscar pueblos tranquilos donde trabajar a distancia, del aislamiento frente a la individualidad creativa renacentista, llevar una vida sana lejos del afinamiento que se vive en las grandes ciudades, evitar las múltiples posibilidades de contagiarse con la multitud, evitar nuevos confinamientos, contactos los justos, no viajar en transporte público. ¿El mundo ya no es el mismo o quieren las grandes multinacionales y organizaciones gubernamentales un cambio de paradigma? En Europa hemos creado una implosión social, “la acción de romperse hacia dentro, donde la presión interior es inferior a la externa” aquí no queda lugar para dudar, el “elogio del individuo” renacentista descrito maravillosamente por el escritor T. Todorov no cabe plantearlo en la sociedad globalizada que pierde potencia, y se disgrega en la incertidumbre y temor de la muchedumbre protegida por una simple mascarilla que deambula por las grandes ciudades cosmopolitas a la espera de tiempos mejores, se han instalado en estas ciudades otras pandemias, las depresiones, trastornos del sueño, falta de socialización.

El Ser Humano necesita retomar su punto creativo, insuflar la energía de la creación artística a los niños y jóvenes sin esperanzas, educar en la pasión por el conocimiento y la innovación, transformar la realidad, que no nos digan que el mundo ya no es el mismo, ... siempre lo fue, es el único que tenemos. Quienes quieran cambiar se alejarán del Matrix hacia una realidad esperanzadora y mejorada y retomaran la enseñanza multidisciplinar que tanto caracterizó al Renacimiento después de la peste, deberán aportar desde los centros de poder los medios para que el mundo sea un mundo feliz lleno de oportunidades. Conseguir un mundo mejor sólo se consigue con lo que nos distingue del resto de seres vivos ... La Creatividad. Del resto como vienen vaticinando los expertos tecnócratas, grandes multinacionales y fortunas mediáticas ya se encargarán los robots.  


Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de colombiano.me y son de exclusiva responsabilidad de los autores.