Policarpa Salavarrieta Ríos, misterios de una espía

Escrito el 20/11/2020
Sergio Restrepo



La “pola” representa perfectamente uno de los muchos misterios que quedan por desvelar en  nuestra manipulada historia. Esta española de origen vasco, cubierta hasta hoy por incertidumbres como la veracidad de su nombre, lugar y fecha de nacimiento, es la antítesis del también vasco Blas de Lezo y  Olavarrieta, resaltando que ambos a pesar de haber nacido en continentes diferentes tenían la misma nacionalidad, privilegios y derechos.

 

Lo que sí está claro es que “pola” formaba parte de una u otra forma de la  élite burguesa de rebeldes que se confabularon con ingleses, franceses, holandeses y alemanes en el Virreinato de la Nueva Granada, mientras España pasaba el peor momento de su historia. Recordemos que este grupo de ricos comerciantes que en nada representaban al pueblo, fueron los promotores  de cada revuelta “popular”  en el Virreinato.

 

En la escasa biografía de Policarpa encontramos: “El testamento de su padre, don Joaquín Salavarrieta, lo muestra como un hombre de fortuna regular, que había emprendido negocios de agricultura y comercio. En el de su madre, doña Mariana Ríos, figuran ropas abundantes, alhajas de precio y menaje doméstico no escaso.Fue la quinta de siete hermanos. La casa de la familia Salavarrieta Ríos en Guaduas, que se conserva aún, convertida en museo, no es la más prestante, suntuosa o bien construida de la villa, pero tampoco es pequeña ni miserable.”

 

La familia Salavarrieta se traslada al barrio de Santa Bárbara de Santa Fe de Bogotá,  y sus padres fallecen a principios de 1800 a causa de la temible pandemia mundial de viruela que sin distingo de clases también  arrebató  la vida de la hija del Rey Carlos IV, motivando la primera y  mayor campaña de vacunación mundial en la historia.

 

En esos momentos de gran debilidad  militar para España y sus virreinatos, donde se luchaba contra el asedio de los ingleses,  sufriendo la invasión de Napoleón en la Península y la captura del rey Fernando VII, es cuando se intensifican las revueltas en Santa Fe. El 20 de Julio de 1810 la “Pola” se encuentra en el sobredimensionado incidente del “florero de Llorente’, y que no fue más que una mísera excusa para aprovechar la debilidad de la nación y entregarla a los enemigos.

 

En las muchas intrigas y traiciones que comenzaron antes de tomarse el poder nuestros “libertadores” la Pola vivía en la estratégica Guaduas que era el paso obligado entre la capital y el río Magdalena por donde entraba toda la ayuda enemiga de los ingleses, asi como tambien se entregan a estos la valiosa información de la situación y recursos del Virreinato. El papel de la ‘Pola’ fue importante en ese manejo de información que  como espía transmitía a los enemigos desde Guaduas.

 

Su cuñado Domingo García y hermanos participaron con  Nariño en esta oscura trama de traición que abría la entrada de los británicos a santa Fe de Bogotá a través de los Llanos. La historia registra una versión muy distinta de estos oscuros hechos de la historia, donde omiten que la verdadera causa de prisión de Nariño fue su merecida condena a los millonarios robos que hizo a la iglesia mientras se desempeñaba como tesorero. La versión de que fue preso por imprimir “los Derechos del Hombre” pierde validez cuando analizamos que este escrito no era más que un manual de insurrección del enemigo francés, promotor de la brutal matanza de la “ilustración’ en Europa y que lógicamente estaba prohibido en nuestros territorios donde se aplicaba con justicia y mayor equidad las “leyes de Indias’. 

 

En esta trama de traidores, mientras en Venezuela Bolivar entregaba a Miranda, prometían a los enemigos mayor injerencia en las futuras ‘repúblicas” y los “libertadores se traicionaban unos a otros, fue detectada la espía Policarpa.

 

Lo que quedaba de las leyes españolas  por casos de traición  a la Patria en medio de este caos, se le aplicó por consejo de guerra el 10 de noviembre de 1817, siendo fusilada en la Plaza Mayor de Bogotá. Cien años después de la “independencia” el nombre de la “Pola” fue inmortalizado por uno de los antiguos enemigos que entraron a Santa Fe de Bogotá: la ‘Deutsch Columbianische Brauerei”,  actual bavaria, quien en honor a su heroína elaboró la cerveza “La Pola”, como homenaje a la espía que desde Guaduas junto a sus hermanos y el héroe Nariño manejaban con los enemigos de España parte del contrabando de quina, café y té que con el ron entraban y salían por el río Magdalena.


Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de colombiano.me y son de exclusiva responsabilidad de los autores.