“Harto basta a un jubón una basta”

Escrito el 18/11/2020
Museo del Traje Madrid



Para este mes el Museo del traje de Madrid presenta un refrán del siglo XVII con juego de palabras incluido: “Harto basta a un jubón una basta”. Hace referencia a las puntadas, que formaban generalmente figuras geométricas, con las que se realizaba la labor acolchada de esta prenda, rellena de algodón, lana o borra.
El jubón era una prenda interior masculina (en las mujeres era exterior) que se vestía, ceñida al busto, sobre la camisa y debajo de las prendas exteriores, durante los siglos XVI, XVII y principios del XVIII; de hecho, cuando un hombre estaba en jubón se consideraba que iba "a cuerpo", "sin vestir". Era rígido y se forraba con lienzo y cañamazo o con algodón. Las mangas se confeccionaban con dos piezas alargadas y cosidas para que quedaran también ceñidas, y cuando asomaban por las prendas del vestido se confeccionaban con los mismos tejidos de estas. Se decoraban con frecuencia con trencillas y pespuntes, muy juntos en sentido horizontal, y entre medias, se podían hacer pequeños cortes o "picados". En el XVII se abusó tanto de ellos que las pragmáticas hacían constantes alusiones a su exceso, al igual que este refrán, o la literatura del momento. La complejidad de su confección hizo que solo los realizaran los jubeteros.
📷 'The Tailor' ('Il Tagliapanni'), Giovanni Battista Moroni, 1565-70, The National Gallery
📷 'Geometria y traça perteneciente al oficio de sastres', Francisco de la Rocha, 1618