Previsiones económicas del otoño de 2020: se interrumpe la recuperación mientras que el rebrote de la pandemia acentúa la incertidumbre

Escrito el 05/11/2020
Colombiano.me


Bruselas, 5 de noviembre de 2020

La pandemia de coronavirus supone una conmoción de proporciones históricas para las economías mundial y de la UE, con gravísimas consecuencias sociales y económicas. La actividad económica en Europa sufrió una grave perturbación en el primer semestre del año y repuntó fuertemente en el tercer trimestre a medida que se iba produciendo el desconfinamiento. Sin embargo, el rebrote de la pandemia en las últimas semanas está provocando perturbaciones al paso que las autoridades nacionales introducen nuevas medidas de salud pública para limitar su propagación. La situación epidemiológica implica que las proyecciones de crecimiento durante el período de previsión están sujetas a un nivel de incertidumbre y riesgos extremadamente elevados.

Una recuperación interrumpida e incompleta

Las previsiones económicas del otoño de 2020 apuntan a que la economía de la zona del euro se contraerá un 7,8 % en 2020, antes de crecer el 4,1 % en 2021 y el 3 % en 2022. Según las previsiones, la economía de la UE se contraerá un 7,4 % en 2020 para recuperarse con un crecimiento del 4,1 % en 2021 y del 3 % en 2022. En comparación con las previsiones económicas del verano de 2020, las proyecciones de crecimiento tanto para la zona del euro como para la UE son ligeramente superiores para 2020 y más bajas para 2021. Esto significa que no se prevé que la producción tanto en la zona del euro como en la UE recupere su nivel anterior a la pandemia en 2022.

El impacto económico de la pandemia ha sido muy diferente en toda la UE y lo mismo ocurre con las futuras perspectivas de recuperación. Esto refleja la propagación del virus, el rigor de las medidas de salud pública adoptadas para contenerlo, la composición sectorial de las economías nacionales y el vigor de las respuestas políticas nacionales.

El aumento del desempleo fue moderado en comparación con la caída de la actividad económica

La pérdida de puestos de trabajo y el aumento del desempleo han supuesto graves problemas para la subsistencia de muchos europeos. Las medidas políticas adoptadas por los Estados miembros, junto con las iniciativas tomadas a escala de la UE, han contribuido a amortiguar el impacto de la pandemia en los mercados laborales. El alcance sin precedentes de las medidas adoptadas, en particular a través de los regímenes de reducción del tiempo de trabajo, ha permitido que el aumento de la tasa de desempleo siga siendo moderado en comparación con la caída de la actividad económica. Se prevé que el desempleo siga aumentando en 2021 según los Estados miembros vayan levantando las medidas de ayuda de emergencia y accedan al mercado laboral nuevas personas, pero debería mejorar en 2022 a medida que la economía siga recuperándose.

De acuerdo con las previsiones, la tasa de desempleo en la zona del euro aumentará del 7,5 % en 2019 al 8,3 % en 2020 y al 9,4 % en 2021, antes de bajar al 8,9 % en 2022. Se prevé que la tasa de desempleo en la UE aumente del 6,7 % en 2019 al 7,7 % en 2020 y al 8,6 % en 2021, para bajar al 8,0 % en 2022.

El déficit y la deuda pública van a aumentar

Se prevé que los déficits públicos sean muy importantes este año en toda la UE por el aumento del gasto social y la disminución de los ingresos fiscales, tanto por las medidas políticas excepcionales destinadas a apoyar la economía como por el efecto de los estabilizadores automáticos.

Según las previsiones, el déficit público agregado de la zona del euro pasará del 0,6 % del PIB en 2019 a cerca del 8,8 % en 2020, antes de disminuir al 6,4 % en 2021 y al 4,7 % en 2022. Esto refleja la reducción gradual prevista de las medidas de ayuda de emergencia a lo largo de 2021 a medida que mejore la situación económica.

Como reflejo del agudo repunte de los déficits, las previsiones indican que la ratio deuda/PIB agregada de la zona del euro aumentará del 85,9 % del PIB en 2019 al 101,7 % en 2020, al 102,3 % en 2021 y al 102,6 % en 2022.

La inflación se mantiene bajo control

La fuerte caída de los precios de la energía hizo que la inflación general se situara en niveles negativos en agosto y septiembre. La inflación subyacente, que abarca todo excepto la energía y los alimentos, también cayó sustancialmente durante el verano, debido a la menor demanda de servicios, especialmente de los relacionados con el turismo y los productos para uso industrial. La debilidad de la demanda, la atonía del mercado de trabajo y el fuerte tipo de cambio del euro ejercerán presiones a la baja sobre los precios.

Se prevé que la inflación en la zona del euro, medida por el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA), alcance una media del 0,3 % en 2020, antes de subir al 1,1 % en 2021 y al 1,3 % en 2022, a medida que los precios del petróleo se estabilicen. En la UE, las previsiones de inflación apuntan a un 0,7 % en 2020, a un 1,3 % en 2021 y a un 1,5 % en 2022.