La Economía Naranja ya empezó!

La Economía Naranja ya empezó!

Escrito el 08/08/2019
Colombiano.me


El Presidente Duque quiere que Colombia sea un país de emprendedores. Por eso, desde el Gobierno se está haciendo una apuesta audaz y radical por la Economía Naranja, es decir, por la Economía Creativa, que, según cifras de la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI), para Colombia representa el 3,4% del PIB (una y media veces el de la minería) y el 4,5% del empleo (mayor que el del café), y cuenta con un potencial enorme para diversificar las exportaciones y crear empleos de calidad. 
 
Desde hace un año se puso en marcha una serie de medidas para apoyar a los emprendedores creativos, pues el Jefe de Estado siempre ha recalcado que durante los primeros años, los emprendedores enfrentan dificultades como la falta de recursos y el acceso al crédito.
 
Primero, se creó una cuenta satélite de Cultura y Economía Naranja (industrias creativas e innovadoras) para medir cómo estaba el sector; luego, se fortalecieron instituciones como el Sena (Servicio Nacional de Aprendizaje) y programas como el Fondo Emprender, un ecosistema de cámaras de comercio, C Emprende e iNNpulsa. A esto se suma que se puso en funcionamiento el Viceministerio de Creatividad y Economía Naranja. 
 
El Mandatario visitó Silicon Valley en Estados Unidos y puso en marcha en Medellín, con el Foro Económico Mundial, el primer Centro de la Cuarta Revolución Industrial en un país de habla hispana. Con todo esto, construimos un ecosistema ideal para crear emprendedores. 
 
Al momento de inaugurar este centro, el Presidente Duque dijo: “Lo que hoy está ocurriendo en Colombia, con el lanzamiento de este Centro, es viendo a un país que quiere ser ganador en la cuarta revolución industrial; que quiere unirse, desde el Gobierno Nacional, los gobiernos locales, el sector privado y la academia, para identificar los emprendimientos en esos sectores, para buscar el capital de riesgo, los inversionistas ángeles; para traer a la universidad como incubadora de ese talento; para pensar en la regulación y para que tengamos la capacidad de empezar a transformar la educación técnica, de cara a esa cuarta revolución industrial”.