¿Qué comer para navidad y fin de año?

¿Qué comer para navidad y fin de año?

Escrito el 22/11/2018
Ana Hernandez Ariza


Se acercan las fiestas de fin de año y es común que consumamos alimentos que no suelen estar presentes en nuestra rutina diaria y que además queramos comer de más. Resulta que comer es un ritual que reúne familia y amigos alrededor de la mesa.

Comer es también un acto de goce, de placer, es un acto que nos hace sentir dichosos y qué mejor que compartir esta dicha con las personas que queremos. Entonces, aquí van mis sugerencias para estas fechas. Lo primero es no castigarse ni sentirse culpable por comer de una cosa o de otra, los invito a que le quiten el tabú a ciertas comidas y a qué dejen de pensar que está “mal” comer “más de la cuenta”, permítanse disfrutar cada bocado. Segundo, conéctense con el acto de comer, pregúntense si tienen hambre física, qué los está invitando a comer, ¿será hambre real, es más el deseo o simplemente llegó la hora? Habiendo identificado ya la razón por la que se inclinan a comer dirijan su atención hacia este acto, perciban lentamente los sabores y texturas de los alimentos en su boca (además de que si comen alguno de estos alimentos una vez al año pues dense el tiempo).

Agradezcan el momento que congrega comida deliciosa y seres queridos. La atención les permitirá, también, reconocer cuando se encuentran satisfechos o llenos, así sabrán cuándo parar. Les aseguro que realizando este ejercicio disfrutarán más de lo que esperaban y no comerán “de más” (y si lo hacen pues será una decisión consciente en la que asumirán de forma consciente sus consecuencias, en caso de haberlas, y en la que no se sentirán culpables.

Consejos saludables, si buscan celebrar con platillos más saludables les propongo que preparen ustedes mismos sus menús, que se pongan el delantal y que utilicen alimentos reales, esto significa no usar ultraprocesados que vienen cargados de azúcares y harinas refinadas y con conservantes. Enfóquense en buscar preparaciones con proteínas de alto valor biológico, ya sean de origen animal o vegetal (ej. pavo o pollo rostizado con aceite de oliva o de coco y sazonado con diversas Especias; mariscos o pescados marinados con especias como el jengibre y hierbas como el perejil; carnes rojas asadas o estofadas con al vino con romero y tomillo; croquetas de garbanzo al horno o unas judías blancas al curry). De guarniciones incluyan ensaladas frescas quizás con fruta, ensaladas tibias o verduras horneadas o al vapor (mejor de temporada como la calabaza o peras), siempre acompañadas de grasas buenas como el aceite de coco, de oliva, aguacate, frutos secos y semillas. Pueden alejarse de los fritos y de productos con harinas refinadas como la pasta y los panes para acercarse a los granos enteros (garbanzos, lentejas, habas, judías, frijoles) y cereales enteros (quinoa, trigo kamut, arroz integral, basmati, salvaje, etc) y a los tubérculos (boniato, cassava o yuca, patata, plátanos); pónganse creativos. Para endulzar utilicen estevia natural, azúcar de coco, azúcar de caña o dátiles (eviten endulzantes artificiales) y utilicen harinas integrales o elaboradas con frutos secos como las de almendras o coco.

Hoy en día existen múltiples recetas de postres en una versión más saludable y nutritiva, ¡yo incluso he preparado brownies con calabacín! Y si no quieren preparar un menú más saludable pues da igual, la cuestión es que coman conscientes y de que disfruten de cualquier plato que se ponga en la mesa. La salud no sólo es lo que comemos sino cómo lo comemos junto con las emociones y pensamientos asociados. Incluye todos estos alimentos a tu dieta diaria y verás que en poco tiempo tu mente estará más alerta y concentrada.

También puedes consultar a la página https://www.facebook.com/alimenteconsciente/ https//alimente2017.wordpress.com/

pamelacrombie72@gmail.com