Cuando las armas de tu vecino veas pelar...

Cuando las armas de tu vecino veas pelar...

Escrito el 10/09/2018
Fran Blanco Argibay


Durante los años del gobierno socialista de Jose Luis Rodriguez Zapatero, España fue una de las naciones que más beneficios obtuvo vendiendo armamento a Venezuela. Entre los años 2010 y 2012 se vendieron productos militares por valor de 1.000 millones de euros; 4 patrulleras de costa, 3 buques de vigilancia marítima y una importante cantidad de material antidisturbios que incluía granadas lacrimógenas, no hay que ser muy astuto para adivinar contra quién se empleó este material.

Una de las primeras medidas que adoptó el gobierno de Zapatero nada más llegar al poder fue cancelar un acuerdo firmado por los anteriores presidentes Jose María Aznar y Alvaro Uribe. Un pacto de cooperación antiterrorista que incluía la venta por parte de España a Colombia de carros de combate AMX-30 y obuses de artillería. Una vez más el PSOE establecía claramente cuales eran sus varas de medir. Las organizaciones internacionales que normalmente suelen poner el grito en el cielo para denunciar la venta de armas a países como Venezuela, una dictadura que emplea este material contra sus propios ciudadanos, silenciaron totalmente la política armamentista del gobierno socialista español. Sin embargo, estas mismas organizaciones como Amnistía Internacional, Intermon Oxfam o Greenpeace, han venido denunciado sistemáticamente la venta de armas a Colombia. Algunos políticos españoles siguen este mismo ejemplo; el anterior coordinador general de Izquierda Unida se manifestó en repetidas ocasiones contra la venta de armas a Colombia.

En los últimos días el nuevo gobierno socialista español ha roto de manera unilateral un contrato de venta de armas con Arabia Saudí. El ministerio de defensa anunció de manera sorpresiva que paralizaba la venta de 400 bombas de precisión láser. Uno de los países que más se beneficia de esta rescisión de contrato es sin duda Irán, que es también la nación junto con Venezuela que más han subvencionado al partido marxista Podemos, unsoc io de gobierno esencial para el partido socialista español. Una vez más se vuelve a cerrar el círculo de la arbitrariedad y el desequilibrio.

La Industria Militar de Colombia, Indumil, tiene gran prestigio internacional. Algunos de sus productos son los mejores en el mercado, aún así en algunas áreas, como son las necesidades aeronáuticas, Colombia tiene serias carencias y gran dependencia del exterior. Uno de los primeros mandatos Constitucionales de cualquier nación es salvaguardar la integridad de sus ciudadanos y de sus fronteras. Tener unas Fuerzas Armadas entrenadas y bien equipadas para tal fin es una obligación de cualquier dirigente político. Las autoridades colombianas sabrán tomar bien nota de las actuaciones del nuevo gobierno español,...como dice el refrán: "Cuando las armas de tu vecino veas pelar,...pon las tuyas a remojar".