Yo también soy español

Yo también soy español

Escrito el 03/09/2018
Ana Hernandez Ariza


Son las 7 de la tarde de un frio viernes de diciembre, decido sentarme en un solitario banco del parque grande “La bordeta” de uno de los rincones de la bella Zaragoza, observo a un grupo de jóvenes jugando, tienen entre 13 y 15 años. Todos tienen rasgo fisico de latinos, los escucho hablar y me pregunto ¿de que pais serán?.

Cuando un grito inrrumpe mis pensamientos, es una voz altiva, con fuerza que los invita a dejar lo que estan haciendo “el tiempo a acabado, regresamos al centro”. Muy rapidamente me doy cuenta que son niños de un centro de acogida.

Regreso a casa, pero no puedo parar de pensar en esos niños, cojo el teléfono y me pongo en contacto con el centro de menor. al otro lado me responde una voz pausada . Quién al parecer es un educador de este centro. El se compromete a investigar y seguir el caso de estos adolescentes sin violar la privacidad de estos mismos y por supuesto sin infringir ninguna regla de la institución.

Javier (nombre cambiado), me dice que en este centro de menor y en el reformatorio (cárcel de jóvenes), hay un número elevado de jovenes de origen colombiano que se encuentran alli por diversos problemas, ya sea que las adopciones han fracasado, que han sido victimas de bandas latinas, o simplemente porque no se sienten identificados con la cultura del pais de acogida España.

Y viven aqui pese a que sus padres nunca les preguntaron si querian vivir en la península Iberica. Son chicos que no han encontrado una identidad y se sienten rechazados por la sociedad.

En este relato podria hablar del problema de las adopciones, pero me voy a referir solo al último caso.

Andrea (nombre cambiado), cuenta su historia que tambien , es la de muchos niños morenos, pelo rizado, padres inmigrantes (en este caso colombianos) o padres mixtos español colombiano”

Cuenta Andrea, que ha sufrido mucho rechazo cruel por parte de sus companeros de clase y de las madres de estos. Cosa que no pasa con los chicos argentinos. Me cuenta con lagrima en los ojos que el ser blanco, pelo lacio, es sinonimo de ser educado y español” .

En esta ecuación no entra el ser moreno o negro. Por mas que se esfuerza en ser buena estudiante, buena compañera, siente que no es suficiente para ganarse el buen trato.

Muchas veces, sigue narrando Andtrea, que en medio del recreo en la esuela, ha tenido que llorar y tragarse la rabia por no ser invitada a cumpleaños de sus compañeros solo por ser colombiana.

Entre lagrimas Andrea, dice muchas veces me pregunte “que he echo para ser llamada negra de mierda”

Andrea, cuenta que por mas historias que se invente, siente el rechazo, aunque reconoce que con personajes como Shakira viviendo aqui en Espana o algunos jugadores colombianos, la cosa ha cambiado.

Hector Cebolla profesor de Estructura Social de la UNED y especialista en la materiamatiza. “ Existen dos España en este asunto una seria la de los mayores de 60 años, a quienes les cuesta ver a los hijos de inmigrantes como españoles y otra la de menores de 40 años , quienes lo hacen con más normalidad”. Y Maritza Cebolla, educadora social de los Servicios Sociales, nos dice “No hay criterios para ser Español”.

Retomando, el dialogo con Javier, educador de menores, dice “es importante que se sientan integrados y aceptados , porque eso puede definir lo que van a ser.

No existe datos de cuantos hijos de colombianos han nacido en España, no se puede saber con exactitud el número total de estos niños y los menores que han llegado

Lo cierto, es que el gobierno colombiano debe tomar contacto con el de España, no se puede dejar a la deriva a esta generacion de jóvenes que va creciendo siendo unos niños.

Sin traiz, sin identidad propria, por mas que trata de construir una identidad propria, se siente rechazados y por eso esa vulneralbilidad les lleva a ser presa fácil de las bandas latinas o cualquiera otra.

Se debe trabajar, sobre la cultura familiar , la relacion con los padres, es un factor importante para que estos nuevos españoles, que tampoco dejan de ser colombianos puedan construir su caracter o personalidad bien definidad y fuerte.

Los menores colombianos, merecen ser felices y si por la circunstancia que sean son atrapados en el mundo de los servicios sociales españoles.

 

Esta es una invitacion aque estos niños y adolecentes sean rescatados y apoyados por la sociedad y gobierno colombiano”.