Colombia, Netflix un rollo de papel higiénico y PSOE

Colombia, Netflix un rollo de papel higiénico y PSOE

Escrito el 04/09/2018
Fran Blanco Argibay


En los últimos meses Colombia se enfrenta a la que sin duda es una de las mayores migraciones de seres humanos en toda su historia. Los datos son alarmantes; sólo en este último mes casi 50.000 venezolanos han huido desesperadamente de su país. Estas cifras podrían ser incluso mayores. Naciones fronterizas como Perú han dado un portazo a este problema y han cerrado sus fronteras ante esta avalancha humana. Ecuador y Brasil empiezan a establecer serias restricciones y sólo Colombia ha abierto sus puertas ante este desastre humanitario.

El recién elegido presidente Iván Duque ha dejado bien claro el compromiso de solidaridad y fraternidad de Colombia. La ONU también ofrece datos reveladores, la llamada Revolución Bolivariana ha provocado el éxodo de 2,3 millones de venezolanos que no han sabido entender las "bondades" de esta política marxista; un millón se han refugiado en Colombia que se convierte en el primer país receptor de refugiados, muy por delante de Estados Unidos y España.

¿Creen ustedes que algún guionista de Netflix se pondrá manos a la obra para elaborar una serie sobre este éxodo humano? Las historias de guerrilleros y narcotraficantes elevados a la categoría de héroes son un imán para la empresa de entretenimiento estadounidense. Sería muy extraño que el esfuerzo de toda una nación como Colombia para acoger a cientos de miles de niños, mujeres y ancianos despertara el interés de la industria de las TV-Series.

La Iglesia católica colombiana está haciendo un esfuerzo impagable para atender las primeras necesidades de miles y miles de niños, mujeres y ancianos que llegan en condiciones lamentables. Diariamente se reparten más de 7.000 almuerzos a familias con niños y mujeres embarazadas que no tienen ni siquiera lo más vital para sobrevivir. Esta labor de la Iglesia y de otras instituciones colombianas está pasando prácticamente desapercibido en los grandes medios de comunicación internacionales. Si se hubiera producido algún suceso aislado de pederastia, el tratamiento de la noticia hubiera sido diferente.

El fracaso de la política marxista de Maduro ha sido estrepitoso. La gran agencia de comunicación REUTER publicaba estos días un reportaje fotográfico para evidenciar la fuerte inflación en Venezuela, casi un millón por ciento. Las fotografías hablan por sí solas, al lado de una imagen con un kilo de zanahorias se apilaban fajos y fajos de billetes de moneda venezolana; 3 millones de bolívares para comprar zanahorias, un rollo de papel higiénico 2 millones seiscientos mil bolívares.

El despliegue de noticias internacionales para denunciar este fracaso económico está siendo más bien discreto. Un rollo de papel higiénico se me antoja ridículo para evidenciar el desastre de un modelo económico y político como es el socialista, que siempre lleva a las naciones a la ruina y a la dictadura más absoluta.

No es de extrañar que el presidente español Pedro Sánchez, en su reciente viaje por Iberoamérica, haya pasado “de puntillas” por la crisis venezolana. Ni siquiera llegó a calificar el régimen autoritario de Nicolás Maduro como lo que realmente es, una dictadura.

La batalla por la comunicación es una asignatura pendiente en muchas naciones, Colombia se enfrenta a un nuevo panorama esperanzador con su recién elegido presidente Iván Duque. Esta empresa tendrá que afrontarla tarde o temprano. Desde “Colombiano.me” estamos dispuestos a librar esta batalla y no se crean que a veces

“ David, derriba certeramente a Goliath”.